Sonata para “terzgitarre” de Beethoven

 

Por Jose Alberto Ubach

En el volumen VII del suplemento a la edición de las Obras Completas de Beethoven, se encuentra un “Allegro and Allegretto” en Do mayor, catalogado como “Ohne Instrumentalangabe”, o sea: sin instrumentación especificada. La obra despertó gran interés desde que la vi enunciada en el índice; y más aun al verla en el papel pautado. Aunque esta escrita en 2 claves, es evidente que no se trata de una obra para teclado; lo anterior se deduce tanto por la austeridad armónica, como el intrigante registro de apenas 3 octavas y una cuarta (del Sol índice 3, al Do 7).

Como guitarrista, no podía dejar de observar esa tesitura tan peculiar de nuestro instrumento – y estoy casi seguro de que no he sido el primero en notarlo–, solo que el registro lo negaba. Le faltaría  un traste a mi guitarra, y le sobrarían bajos: y eso considerando la guitarra actual (con 19 trastes); recordemos que la guitarra de la época solo tenía 17 trastes, o sea un registro de apenas 3 octavas y ¡una cuarta! ¡Caray!, si la obra estuviera en La mayor (tono y medio mas abajo), habría encontrado la primera pieza de Beethoven para guitarra sola. Aunque recapacitando un poco, si la pieza estuviera en La, no hubiera sido yo quien encontrara nada. Es bien conocida la relación que tuvo Beethoven con los guitarristas de la época (particularmente con Antón Diabelli y Mauro Giuliani), y los mismos editores hubieran sugerido a la guitarra como el instrumento más probable. De hecho fue el conocimiento de esta relación  que me insto a buscar en Beethoven algo que hasta ahora parecía inconcebible: su música para guitarra sola. 

Mientras  tanto me encontraba ante una obra del gran Beethoven, perteneciente al repertorio de nadie, y susceptible de trascripción a la guitarra (cambiando la pieza de tono); pero esto no me satisfacía totalmente. Otra trascripción no es lo que estaba buscando, y algo me decía que no andaba lejos del objetivo, o al menos nunca había estado tan cerca. El problema del registro debía tener una explicación.

Analicé la forma y me di cuenta de que no se trataba simplemente de un Allegro y Allegretto, sino de un Allegro-Sonata, acompañado de un Minueto y Trío. ¡No es posible – me dije –, nadie escribe toda una sonata para un instrumento que no existe! Transcribí la exposición (a La mayor), la toque, y resulto tan idiomática que corregí: ¡Nadie escribe toda una sonata para una guitarra que no existe! ¡Momento momento momento! (así solía interrumpir Segovia), ¿una guitarra que ya no existe? ¿Dónde he leído eso?, corrí a mi archivo y busque la partitura del tercer concierto para guitarra y orquesta  de Mauro Giuliani (ese que se toca con “capotastro” en el tercer traste), releí los comentarios de Ruggero Chiesa, y en efecto allí estaba la respuesta. 

El concierto No. 3 Op. 70 de Giuliani, fue escrito originalmente para la “chitarra terzina”. Hoy un instrumento muerto, pero como se verá a continuación no solo existió sino que Beethoven tuvo contacto directo con él. 

Guitarra terzina

Guitarra terzina

La “chitarra terzina” no es otra cosa que una guitarra de dimensiones mas pequeñas, afinada una tercera menor más alta, y con un registro que va del Sol 3 al Do 7. Este registro es explotado en su totalidad por Giuliani en la versión original del Concierto (hoy adoptado a la guitarra moderna), y el mismo utilizado por Beethoven en su Sonata para instrumento desconocido. Ahora sabemos que no solo Giuliani escribió seriamente para este instrumento; también Antón Diabelli (1781-1858), y su maestro Leonar  von Call (1718-1815), escribieron para la “terzgitarre” (como se le conocía en Viena). Aunque es de suponer que fue más popular en manos de algunas damas de la aristocracia, que la preferían por su cómodo tamaño. 

La razón por la que Giuliani la utilizo con orquesta, es su registro más agudo y timbre más brillante, cualidades que le permitieron abordar la composición de lo que fue el primer concierto para guitarra y orquesta sinfónica; y el balance logrado entre la orquesta y el “nuevo” instrumento, motivó a Diabelli a publicar una segunda versión para “terzgitarre” del siempre más favorecido Concierto No 1 de Giuliani. 

Mauro Giuliani

Mauro Giuliani

Ahora bien, respecto a la relación que tuvo Beethoven con la guitarra, es oportuno destacar algunos datos: 

1.Beethoven llega a Viena en 1972, en donde compone y publica la mayor parte de su obra, siendo su editor nada menos que Antón Diabelli.

2.Mauro Giuliani (1781-1828), el más grande virtuoso de la guitarra en su época, reside en Viena de 1806 a 1819, donde goza de la amistad del genio de Bonn, y está documentada la asistencia de este último a sus conciertos.

3.Antonie Brentano (1780-1869), la hoy plenamente identificada “amada inmortal” de Beethoven, era según el mismo Mayrand Solomon (esclarecedor del misterio), “una guitarrista experta”.

4.Entre la lista de guitarristas con los que trató Beethoven, también se encuentran los siguientes nombres: La condesa de Gallas, Kuffner, Nanetta Malfatti, von Weber, Rummel, Gansbacher y Schubert. 

Tomando en cuenta estos hechos, es más bien de extrañar que Beethoven no haya escrito más música para la guitarra; y la identificación de la “terzgitarre” como el instrumento no especificado del “Allegro and Allegretto”, como se verá, es prácticamente irrefutable. 

La pieza fue escrita y firmada por Beethoven (no está en duda su autenticidad).

Fue escrita para un instrumento cuyo registro coincide con el de la “terzgitarre”, y difiere del de todos los otros instrumentos armónicos conocidos de la época. Aquí cabría mencionar la existencia de la “mandora”, instrumento equivalente a la “terzgitarre”  en la familia del laúd, y para el cual Johan George Albrechtsberger (profesor de Beethoven en los 1790s), escribiera algunas obras; pero investigando más a fondo, encontramos que estas datan de c. 1770 (año del nacimiento de Beethoven). Asimismo sería difícil que el pequeño laúd de Albrechtsberger tuviera más trastes de los usuales, y al final de cuentas, la guitarra sería el indisputable heredero. 

Otra posibilidad sería un reloj musical (ya Thayer lo contempla), pero si bien es cierto que Beethoven escribió algunas piezas para estos aparatos, una sonata para reloj mecánico queda fuera de toda lógica.

Tampoco es practicable en dos instrumentos de cuerda frotada, incluidos la “lira organizatta” y el “barytone” (utilizados a dúo por Haydn). 

El arpa, no explica ni el registro, ni el lenguaje armónico (ver las variaciones sobre un tema suizo para arpa o tecla, escritas por Beethoven en 1797). Y mientras más buscamos, más sola se queda la “terzgitarre”. 

La guitarra exige un tratamiento muy especial de parte del compositor (Berlioz afirmaba que era prácticamente imposible escribir para ella, sin ser guitarrista). Las posibilidades armónicas se ven restringidas al abordar la región más aguda; los acordes en posición abierta, aunque estén dentro del registro, no siempre son practicables; asimismo, la independencia entre la línea melódica y el acompañamiento (en acordes o cualquier patrón de arpegios), esta siempre condicionada por el movimiento  de la mano izquierda. El uso de las cuerdas al aire soluciona alguno de estos problemas, pero para que estas existan hay que escribir en un tono guitarristico. No se puede abordar una obra para la guitarra pensando en un piano pequeño. Y es innegable que todos estos factores han sido tomados en cuenta  para la composición de la obra que nos ocupa. Para convencer a un guitarrista, la sola partitura (una vez considerada la “terzgitarre”) es suficiente; es para los no guitarristas que escribo estas notas. 

Un aspecto que no hemos tratado, es el de la fecha  de su composición. Willy Hess, en sus comentarios al Suplemento de las obras completas de Beethoven, sugiere una fecha más bien temprana, supongo que en gran parte debido a la transparencia de la textura armónica (muy a la “Mozart”), pero visto esto como consecuencia del instrumento para el cual seguramente fue escrita, no encuentro argumento serio para no poderla situar en la época de Giuliani, Diabelli y Brentano (con quien Beethoven comenzó a tratar  en 1810). 

De cualquier manera, la relación de Beethoven con los arriba mencionados no es condición sine qua non para la asociación de Beethoven-la guitarra, y la Sonata bien pudo haber sido escrita en los primeros años del periodo vienes (como sugiere Hessa), por instancias de algún desconocido personaje. Por cierto que Philip J. Bone (“The Guitar and Mandoline”, 1914), menciona que en la biblioteca de la corte imperial, en Berlín, se conserva una nota de Beethoven dirigida a su amigo, Kart Amenda (cuya amistad si data de este periodo), que entre otras cosas dice: “diga al guitarrista que venga conmigo”. 

Guitarristas, sobran pero los principales fundamentos de que la Sonata es para “terzgitarre” son: 1. La exclusiva compatibilidad del registro; 2.lo idiomático de la escritura (guitarristicamente hablando); 3. El hecho de que a la fecha (a casi dos siglos de distancia), nadie haya encontrado una mejor solución, o, lo que es peor, nadie haya encontrado solución alguna. Incluido Thayer, Schuneman, Kynski y Halm, Hess, etc., quien ya se ha ocupado del tema. 

Sólo como refuerzo de lo anterior, tiene significado el estudio de las relaciones entre Beethoven y los guitarristas de la época; aunque estas no dejen de ser bastantes sugestivas. A estas alturas, me gustaría contestar un par de preguntas que quizás algunos de los lectores ya se hayan formulado: 

  1. Si bien todo parece apuntar hacia la “terzgitarre”, ¿no resultaría significativo el hecho de que no exista otra obra para guitarra?
  2. ¿Por que Beethoven utilizó dos claves, y no la tradicional escritura para guitarra en clave de Sol octavada?

Pues  bien, la creencia de que Beethoven no escribió para la guitarra es, aunque generalizada, falsa.

El ejemplo más documentado es la primera versión de la canción “An die Geliebte” (A la amada), Wo0 140, sobre un poema de J.L. Stoll. En la parte superior derecha del manuscrito se lee: “Den 2tn Mârs, 1812 mir vom Autor erbethen” (un pedido que me hizo el autor el 2 de marzo de 1812). La letra de esta frase ha sido identificada por M. Solomon: es la de Antonie Brentano. La canción fue inicialmente publicada como un Lied con acompañamiento de Piano o guitarra y el mismo Beethoven compuso en Diciembre de 1812 un segundo acompañamiento para piano; lo que viene a reafirma la primacía guitarristica del primero. 

Otras canciones fueron publicadas con acompañamientos de guitarra en vida de Beethoven (“Mignons Gesang”, “Adelaide”, “Anderken” etc…), y hay una carta (fechada en Viena, la primavera de 1810), dirigida Terréese Malfatti que dice: “Con la presente, apreciable Terréese, recibirá lo que le prometí… Por favor sea tan amable de entregar esta canción, transcrita para guitarra a su querida hermana Nanette. El tiempo fue muy corto, de otra manera la parte de la voz también hubiera sido añadida”. 

Agreguemos que Thayer, el gran biógrafo de Beethoven, registra la existencia de una pieza escrita originalmente para guitarra  y violín, y que  posteriormente Beethoven utilizó como uno de los movimientos de la Serenata en Re mayor Op. 8 para violín, viola y violoncello. 

Respondiendo a la segunda pregunta, podríamos comenzar por señalar que la primera versión de “An Die Geliebet”, o sea la versión para guitarra, también fue escrita originalmente en dos claves y si además tomamos en cuenta que la “terzgitarre” es un instrumento transpositor, prácticamente no hay otra opción de escritura para el compositor no guitarrista, que la utilizada por Beethoven (tonalidad y octavas reales en dos pentagramas). 

Es inconcebible hablar de la guitarra del siglo XIX sin mencionar la figura de Fernando Sor (1178-1839), quien es considerado el mejor compositor de música para guitarra en este siglo. Aunque Francois J. Fetis lo llama “el Beethoven de la guitarra”, parece que estos dos personajes no estuvieron directamente relacionados (Sor vivió sobre todo en Paris); y la razón por la que evoco esto no es Beethoven, sino la forma sonata. Resulta que Sor fue grande, pero sólo en las formas pequeñas, y sus sonatas se cuentan como entre sus obras menos logradas. 

Así pues, los grandes guitarristas de nuestra época, han tenido que llenar ese enorme vació (el de la Sonata), como mejor han podido: 

Segovia quien nunca gustó de la música de Giuliani, se decidió por grabar sólo el primer movimiento de su Sonata Op. 15 ¡Alguna había que tocar!, y más adelante encargó a Ponce la composición de 2 sonatas: una de estilo clásico y la otra romántica ¡Bellísimas!, pero no del siglo XIX. 

Julian Bream, tomó las tres sonatas de Diabelli, escogió los mejores movimientos de cada una y armó su Sonata de Diabelli en La mayor, que con más de uno que otro retoque, no quedo tan mal. 

Jonh Williams, tomó la Gran sonata para guitarra y violín de Paganini, pasó las notas del violín a la guitarra y asunto arreglado. 

Yepes y Los Romero se conformaban con tocar las de Giuliani y Sor, tal cual son. Eduardo Fernández, contra la idea de Bream toca “la menos mala de Diabelli”, pero completa. Y Christopher Parkening, de plano no toca ninguna. 

Tales son nuestras opciones. 

Podré sonar sarcástico, pero la realidad del repertorio clásico romántico de la guitarra (antes y después no estamos tan mal), es cruda. Y podrá también parecer que me he desviado del tema, pero es necesario exponer, aunque sea someramente, el lamentable estado que guarda nuestro repertorio del siglo pasado *, particularmente en lo que concierne a la forma sonata. 

De las sonatas de Sor, sólo los minuetos forman parte del repertorio vigente; y el de Beethoven (segundo movimiento), con sus acordes de cuatro notas, pasajes en octavas, frases con la primera cuerda como nota pedal y arpegios utilizando cuerdas sueltas para acompañar una melodía aguda, ni siquiera puede considerarse como “menos guitarristico” que los de Fernando Sor. Lo mismo se puede decir del Allegro Sonata, y recordemos que esta fue la forma musical más importante del siglo pasado.*

De aquí que el descubrimiento de la instrumentación de esta sonata de Beethoven, tenga una trascendencia mayor de la que el solo nombre del autor nos pudiera sugerir. No se trata de una Décima Sinfonía detrás de la cual no solo hay otras nueve, sino 41 de Mozart y 104 de Haydn; y después de las cuales tenemos las Schubert, Schumann, Mendelssohn, Bruckner, Brahms, Tchaikovski, Mahler, etc… Se trata de la UNICA sonata para guitarra en todo este periodo, escrita (con perdón de Sor) por un gran compositor. Se trata por lo tanto de la pieza del repertorio guitarristico más importante desde Bach, hasta el nuevo repertorio creado por Segovia. Y esto no es una simple deducción hecha sobre el papel; la pieza no defrauda en ningún momento el nombre del autor, y si bien hay sonatas de mayores dimensiones entre la de los guitarristas-compositores ya mencionados simplemente no hay comparación.

Ignoramos la circunstancias particulares por la que la Sonata no se publicó, aunque seguramente no tardarán en aparecer datos que arrojen nueva luz sobre sus orígenes, sobre todo ahora que ya sabemos por donde buscar. 

Por lo tanto no me queda sino agradecer a la Doctora Jane Zwerneman de Lam y al Lic. Giacomo Gould  Bei, por su asistencia en la necesaria traducción de varios textos en alemán durante la investigación. 

Terminaré diciendo que esta es la primera de una serie de aportaciones (alguna de las misma magnitud), que en su oportunidad iré dando a conocer, y que contribuirán a la dignificación del repertorio para la guitarra de concierto. 

Nota. El maestro Ubach ha puesto la presente investigación a consideración de dos de los más destacados músicos de la región: primeramente el profesor felix Mora García, exdirector  del Departamento de Música  del Instituto Nacional de Bellas Arte, asesor musical del INBA para provincia, quien actualmente radica en Ensenada B. C , dedicado a la composición (incluyendo música para guitarra); y posteriormente al Dr. Donal Barra (con quien UVC estudio dirección orquestal en la Universidad Estatal de San Diego Ca.), actual ditrector de la orquesta de cámara de San Diego, autor del libro Psicologic Conducting (con prologo de Yehudi Menuhin), y cuyo primer instrumento fue precisamente la guitarra.

Ambos han quedado plenamente convencidos de la tesis de Ubach, y han manifestado por escrito sus halagadores comentarios. 

* N:T tomando en cuenta la fecha en que fue publicado (1989). 

Fuente: “Pauta: Cuadernos de Teoria y critica musical”. UAM-INBA. Vol 8, N° 31. 1989. México, D.F. pp 85-102


Published in: on 30 mayo 2009 at 3:37 AM  Comments (2)  

The URI to TrackBack this entry is: https://demusicayotrasperversiones.wordpress.com/2009/05/30/sonata-para-terzgitarre-de-beethoven/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. mando mis saludos y respetos al maestro Ubach, gracias a quien he podido disfrutar esta partitura despues de robarla de jose luis navarro

  2. Esa obra de Beethoven la grabaron el Mtro. Ubach en original y un sujeto llamado Angelos Quetzalcoatl en guitarra moderna.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: